31Agosto2014

Está aquí: Home Portada Maltrato en guardería del IMSS

Download Template for Joomla Full premium theme.

Deutschland online bookmaker http://artbetting.de/bet365/ 100% Bonus.

Online bookmaker bet365

Maltrato en guardería del IMSS

El “servicio de alta calidad” que la Ley del Seguro Social establece para las guarderías es letra muerta en la denominada “Cri Cri”, donde una pequeña de dos años y medio sufrió una dislocación en un brazo, por segunda ocasión en cinco meses; el IMSS y la SEQ, obligados a actuar

 

Una de las guarderías del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ubicada en Cancún se encuentra en el “ojo del huracán”, debido a la denuncia interpuesta por un padre de familia en contra de quien resulte responsable, por el maltrato y lesiones que ha presentado su hija en un periodo de cinco meses. 

La denuncia, interpuesta por Alberto Gerónimo López, corresponde a la averiguación previa 4272/2013 en contra de la guardería Cri Cri y quien resulte responsable por las lesiones de su hija de escasos dos años y medio de edad, F.G., quien en dos ocasiones ha sufrido dislocaciones en uno de sus brazos.

Entre las pruebas presentadas se encuentra un video en donde la menor relata a sus padres cómo sucedieron los hechos y señala a su maestra como la responsable de la lesión. El relato de la menor fue lo que alentó al padre a efectuar la denuncia penal, para que ni su hija ni otros menores que son llevados a esa guardería sigan siendo maltratados.

La Estancia de Educación Integral Cri Cri es la número 729, subrogada del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS); se ubica en la calle Viento  número 8, supermanzana 4, manzana 15.

Cabe recordar que en fechas recientes otra guardería, que se encuentra a un costado de la subdelegación del Instituto en Cancún, ya tuvo un caso de un menor que se les cayó y también fue a dar al hospital.

Una de las prestaciones que tienen las madres trabajadoras y derechohabientes del IMSS es el servicio de guarderías sin costo para ellas, en donde se supone ofrecen un espacio educativo-formativo para sus hijos, y primordialmente debe ser un lugar en donde los menores estén debidamente protegidos; sin embargo eso no sucede allí, y ha quedado comprobado más de una vez.

Los hijos de las madres trabajadoras no pagan ni un peso por el servicio en las guarderías del IMSS, pero el Instituto da un pago de casi tres mil pesos al mes por niño a las guarderías privadas como Cri Cri, que brinda dicho servicio como subrogada de la institución.

Entre los servicios que ofrecen las guarderías privadas se encuentra el desayuno o merienda (dependiendo del horario), vacunación y su principal obligación es velar por el bienestar de los menores, con dos educadoras por salón, pero ya se han reportado varios casos del maltrato que reciben los niños en distintas guarderías, como en este caso la denominada Cri Cri.

Otras obligaciones de las guarderías, establecidas en la Ley del Seguro Social, son las siguientes:

Deben proporcionar a los hijos (as) de las madres trabajadoras aseguradas, padres viudos o divorciados a los que judicialmente se le hubiere confiado la custodia de sus hijos, todos aquellos elementos que favorezcan su desarrollo integral, a través de la práctica de acciones de alto valor educativo, nutricional, de preservación y fomento de la salud, así como satisfacer la demanda mediante la ampliación de cobertura.

Deben proporcionar un servicio de la más alta calidad, vanguardista en su función educativo-asistencial mediante la permanente actualización de su normatividad, capacitación de personal, mejora continua de sus procesos, optimización de recursos y que la expansión del mismo cubra la demanda real. Esa es la misión de las guarderías, pero en este caso en particular, parece que no es así.

Las medidas de seguridad incluyen desde las relativas al inmueble donde se ubica la guardería (estructura, espacios, normas de protección civil, ubicación) hasta las relativas al personal que atiende directamente a las niñas y los niños.

El espacio físico de cada guardería debe garantizar la ausencia de peligros potenciales; la proporción de niñas y niños y el personal que los atiende es una importante garantía de seguridad. Ningún menor debe estar desatendido en ningún momento, pero en Cri- Cri no solo olvidan estas premisas, sino que por lo visto cuentan en su plantilla laboral con personal incompetente y violento, algo que se debe corregir de inmediato.

En entrevista con el padre denunciante, expresó, con indignación: “Vengo a denunciar el trato o mal manejo que ha tenido mi hija en cinco meses; es la segunda vez que presenta una luxación denominada ‘codo de niñera’ y eso únicamente sucede por ‘zangolotear’ a un niño o jalarles los brazos, la primera vez lo dejé pasar, pero ahora es un foco de alerta y por ello tomo cartas en el asunto”.

Lo hechos ocurrieron el miércoles pasado, la niña ingresó al hospital a las 10:15 horas y fue hasta las 14:30 horas cuando le avisaron a su esposa de lo sucedido, por lo que exige saber qué pasó en el lapso transcurrido entre los hechos y el ingreso de su hija al servicio médico, pues ve la carencia de información como una otra anomalía.

“Tengo conocidos que se han quejado de maltrato en la guardería, al principio pensaba que eran exageraciones porque las madres sobreprotegían a su hijos, pero ahora mi hija ha sido lesionada en dos ocasiones y por tanto actúo con una denuncia penal”, añadió el padre de la menor.

Es importante mencionar que la instancia supervisión y principal responsable de verificar estas guarderías subrogadas es precisamente el IMSS; sin embargo parece no importarles mucho lo que sucede en las diferentes estancias infantiles de Benito Juárez, o de todo Quintana Roo.

Sin embargo, también valga un señalamiento a la Secretaría de Educación de Quintana Roo (SEQ), que si bien no tiene la obligación de verificar estos lugares, sí cuenta con la facultad  de poder hacer algo, sobre todo en niños que van a la escuela inicial donde adquieren sus primeros conocimientos, pues en muchas ocasiones llegan a preescolar y no saben siquiera tomar un lápiz, sin mencionar que cuando llegan ya a esa etapa, muchos ya sufrieron de algún tipo de maltrato, aunque no sale a la luz porque lo padres o no se dan cuenta, o deciden no denunciar y ese maltrato más adelante podría traducirse en déficit de atención o concentración en los menores.

Domicilio de la publicación: Plaza Italia Loft. 28, Av. Kohunlich SM 50, Mza. 01, Lote 1-03. C.P. 77533, Cancún, Quintana Roo, México.

Visitas

00920333
Hoy
Ayer
Esta Semana
Total
302
1586
9013
920333